¿Cómo eran las Panaderías Antiguas? – Características.

¿Cómo eran las Panaderías Antiguas?

La panadería, uno de los primeros negocios en varios paises, no se convirtió en una parte importante de la economía local hasta finales del siglo XIX. Sin embargo, siguió siendo una industria viable a lo largo de la historia de las regiones, desde pequeñas panaderías de barrio hasta grandes empresas de panadería con distribución de productos nacionales.

Los paises, han apoyado los  panaderos comerciales desde el principio. Una lista de negocios en las ciudades incluían a los maestros panaderos, mientras que informes de comisionados de Aduanas señalaba que las tierras de cultivo de diferentes paises permitían la exportación de grandes cantidades de pan y harina, elementos básicos del importante comercio del norte,  con las Indias Occidentales. 

A medida que la ciudad crecía en sus primeros años, los panaderos se encontraban entre los muchos proveedores de bienes y servicios esenciales para la población en expansión. Las principales empresas comerciales de los paises del norte, vendían grandes cantidades de pan y galletas duras a clientes caribeños y europeos en el período colonial. Las panaderías de las regiones a veces tenían que abastecer también a otros grupos. 

En 1757, durante la Guerra de los Siete Años, la mayor empresa comercial de la ciudad, Willing and Morris, escribió a sus asociados en Barbados que era difícil conseguir pan para la exportación porque los panaderos se dedicaban a hornear pan para las diferentes flotas y tropas de América. 

Los panaderos comerciales también hacían la cocción para las familias más pobres que no tenían las facilidades para hornear en casa y las mujeres hacían la masa ellas mismas y pagaban al panadero local una pequeña cuota para hornearla.

Cómo eran las Panaderías Antiguas

Uno de los primeros panaderos a gran escala de la región fue un molinero cuáquero que en 1735 compró una extensión de tierra en el extremo norte del condado de Filadelfia, donde construyó un horno muy grande. La Casa de Horneado, como se la conocía era una operación importante que suministraba pan y galletas a los barcos que surcaban el río. 

Pan para las tropas

Un afroamericano mestizo nacido como esclavo, que fue comprado por un panadero cuáquero le enseñó el oficio. Después de que su dueño lo liberara el afroamericano, estableció una panadería en Burlington, desde la cual suministraba pan a las tropas de la zona. Más tarde dirigió una panadería y se convirtió en un líder de la comunidad afroamericana de la ciudad.

Los europeos fueron uno de los mayores grupos de inmigrantes que trajeron las tradiciones panaderas de su tierra  hacia América del Norte, en el período colonial. El alemán llegó a ser uno de los más exitosos panaderos inmigrantes, que en el servicio en varios ejércitos de Europa, recibió también formación culinaria antes de emigrar a América. 

A pesar de algunas operaciones a gran escala, la industria panadera de la región estaba compuesta principalmente por pequeñas tiendas en los siglos XVIII y XIX. Por ejemplo, había tres fabricantes de galletas y cuatro panaderos de pasteles entre las mujeres afroamericanas independientes. 

En ese entonces se contabilizaban abundantes panaderos en las regiones, y se señalaba que la elaboración de pasteles se había convertido  en un negocio considerable, pero que, en general, la única actividad de panadería comercial importante consistía en la fabricación de galletas, dulces y saladas, así como pan de barco.